Noticias

La familia lo es todo: Reduzcamos el riesgo en casa y protejamos a nuestros ancianos

December 8, 2020

En El Paso, la familia lo es todo. Muchos de los habitantes de nuestra ciudad han estado haciendo todo lo posible para reducir el riesgo de transmitir el COVID-19 a sus familiares, amigos y vecinos practicando el distanciamiento social, usando cubrebocas en lugares públicos, o simplemente quedándose en casa.

No obstante, también debemos ser conscientes de que hay que reducir el riesgo en el lugar donde tal vez nos sentirnos más seguros: nuestro propio hogar. En condado de El Paso, las familias que viven en un mismo hogar constan de más personas que el promedio a nivel nacional. El hecho de que tengamos familias grandes, que incluyen a nuestros padres, abuelos, hermanos y tíos, es una de las muchas cosas que hace que nuestra comunidad sea tan especial. Siempre ponemos en primer lugar a la familia.

Sin embargo, debido a su edad y condición de salud, algunos de nuestros familiares tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones, incluida la muerte, debido al COVID-19, por lo que debemos implementar medidas efectivas para reducir el riesgo en nuestro propio hogar.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

“Primero que nada, no lleve el virus a su casa”, dice la Dra. Kristina Mena, decana de la Facultad de Salud Pública Houston de la Universidad de Texas, campus El Paso. “Muchos paseños desempeñan trabajos esenciales o tienen que salir de su casa para hacer mandados. Si por algún motivo tiene que salir de casa, al regresar, limite el contacto con los demás miembros de su hogar”.

Tal vez no sea fácil o no le parezca natural, pero usar cubrebocas dentro de casa puede ayudar a reducir el riesgo de transmitir el COVID-19 a otros miembros de su familia.

La Dra. Mena también ofrece los siguientes consejos:

  • Recuerde siempre cambiarse de ropa y lavarse las manos en cuanto regrese a casa. Esto reduce el riesgo de contaminar los muebles u otras áreas de mucho contacto en el hogar.
  • Para ayudar a mantener la distancia social en casa, considere hacer algunos cambios en la distribución de los muebles para tener al menos seis pies de distancia entre sillas y sillones. Aumente la ventilación abriendo ventanas o puertas lo más posible.
  • Se ha demostrado que los cubrebocas reducen en gran medida el riesgo de propagar el COVID-19 al bloquear la cantidad de partículas y gotitas que salen de nuestra boca cuando respiramos, hablamos, estornudamos o tosemos. Considere usar cubrebocas incluso dentro de casa y especialmente si vive con personas de la tercera edad.

“Una de las cualidades que todos amamos de El Paso es el respeto que tenemos por nuestra cultura, nuestra herencia y nuestros mayores”, menciona Emma Schwartz, presidenta de Medical Center of the Americas (MCA) Foundation. “Es por eso que muchos de nosotros regresamos a vivir aquí o invitamos a nuestros familiares mayores a vivir con nosotros. Aunque usar cubrebocas en casa puede parecer extremo, debemos estar conscientes de que, debido a su edad, nuestros padres y abuelos tienen mayor riesgo de contraer el COVID-19”.

Otro factor que hace que El Paso sea tan diferente a otras partes del país es que todos somos una gran familia. Nos encanta invitar incluso a nuestros familiares lejanos a disfrutar de una carne asada al aire libre o a ver un partido en casa, en incluso le damos la bienvenida a los amigos de ellos, ¡y a veces hasta a los amigos de los amigos! Pero en este momento, con las cifras de COVID-19 aún tan altas en El Paso, invitar a los tíos, primos y otras personas a nuestro hogar representa un riesgo para nuestros adultos mayores y para nosotros mismos.

Por último, si bien todos intentamos abstenernos de salir a lugares públicos a menos que sea esencial, algo que no debemos dejar para después es la atención médica. Para mantener a toda nuestra familia sana, tenemos que acudir al médico si nos sentimos enfermos. No suspenda la atención médica debido al COVID-19. Es importante mantenerse al día con las visitas al médico y al dentista, la atención preventiva y las vacunas. También es importante hacerse la prueba de detección con frecuencia si tiene que salir de su casa para ir al trabajo o a realizar otras tareas esenciales, o al primer indicio de enfermedad como tos, congestión, pérdida del sentido del gusto o el olfato, dolor de cabeza u otros síntomas del COVID-19.

Todos hemos tenido que sacrificar mucho este año, pero si hacemos estos sacrificios ahora, podemos ganar la lucha contra el COVID-19. Juntos. Por ti, por mi y por nuestros adultos mayores.

Visite el portal electrónico www.reducetherisk915.org para ver otras formas de ayudar a reducir el riesgo en esta temporada navideña y cómo enfrentar el COVID-19 y otros desafíos durante esta crisis nunca antes vista.

Reduce the risk   family

Back to News