Noticias

Nuevo informe identifica el alcohol como la droga favorita de los jóvenes de El Paso

November 3, 2016

El alcohol es la droga que más consumen los jóvenes de El Paso, de acuerdo con un nuevo informe de Paso del Norte Health Foundation. El informe titulado Consumo de alcohol entre los menores de edad: Informe de situación (Underage Drinking in El Paso: A Status Report) fue realizado por encargo de la iniciativa Shift+ (Cambio Positivo) de la Fundación. Los objetivos de esta iniciativa son reducir el consumo de alcohol entre los menores de edad y la ingesta compulsiva de alcohol (lo que comúnmente se conoce como “borracheras”) en la región Paso del Norte.

Según este informe, más del 28% de los alumnos de 9º grado reportaron haber tomado alcohol en los últimos 30 días. Alrededor del 17% reportó un consumo compulsivo de alcohol, lo que equivale a tomar 5 o más bebidas seguidas en una misma ocasión. Entre los jóvenes que reportaron haber consumido alcohol en forma compulsiva, más de la mitad dijo que se había subido a un vehículo con un conductor que había estado bebiendo, y uno de cada cuatro indicó que había conducido después de beber.

Los adolescentes y los adultos jóvenes son particularmente vulnerables a las consecuencias relacionadas con el consumo de alcohol, como las agresiones sexuales, la actividad sexual no planificada, las enfermedades de transmisión sexual, las lesiones no intencionales y los problemas escolares y legales. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) calculan que el costo del consumo de alcohol entre los menores de edad en Texas, incluyendo los gastos por concepto de atención médica, pérdida de productividad, consecuencias penales y accidentes de tránsito, asciende a $1,800 millones de dólares al año. Si tomamos en cuenta el tamaño de la población local, este monto equivale a una carga económica de $48 millones de dólares al año para El Paso. “Estos hallazgos ponen de manifiesto que el consumo de alcohol entre los menores de edad no sólo pone en peligro la salud y el futuro de los jóvenes que beben”, señaló el Dr. David Jernigan, profesor adjunto de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins y autor principal del informe. “Las consecuencias pueden afectar a toda la comunidad”, añadió.

El Dr. Jernigan ha trabajado con cientos de coaliciones comunitarias y ha fungido como asesor de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Banco Mundial en temas relacionados con el alcohol. Las recomendaciones del informe reflejan las conclusiones de la OMS en el sentido de que una de las maneras más eficaces y rentables de reducir el problema del alcohol es analizando la forma en que se ofrece el alcohol en las comunidades. Asimismo, el Instituto de Medicina indica que el consumo de alcohol por parte de los menores es “una responsabilidad colectiva” y hace hincapié en lo importante que es que los adultos entiendan este fenómeno y realicen acciones específicas para prevenirlo.

“El consumo de alcohol entre los menores de edad es un problema de la comunidad, y para mantener a nuestros niños sanos y salvos necesitamos concentrarnos en soluciones comunitarias, además de ayudar a las familias y a las personas que luchan con el problema del alcohol”, menciona Jana Renner, Suboficial de Programas de la Fundación. “Es por eso que la Fundación de Salud se está enfocando en estrategias –como la ordenanza para los anfitriones sociales, con la cual se pone límite a las fiestas en donde los menores toman– para apoyar a los jóvenes, los padres de familia y las autoridades policiacas en su esfuerzo por reducir los riesgos del consumo de alcohol”.

En el informe se destaca que las comunidades crean y controlan los entornos en los que los jóvenes aprenden sobre el alcohol y se encuentran en riesgo de involucrarse en problemas relacionados con su consumo, y que la promulgación e implementación de políticas que limiten la disponibilidad social y comercial del alcohol para los jóvenes debe ser parte de la forma en que la comunidad responda a esta problemática. Según Renner, “la evidencia ha demostrado que las estrategias comunitarias pueden ayudar a reducir el consumo de alcohol y los daños que de éste se derivan. Esperamos que la publicación del informe sobre Consumo de alcohol entre los menores de edad ayude a orientar y mejorar nuestros esfuerzos por reducir la carga que el consumo de alcohol entre los menores de edad representa para los jóvenes y las comunidades”.

En caso de alguna duda o para mayor información, comuníquese con Ida Ortegon a la dirección iortegon@pdnhf.org.

Dr david jernigan

Back to News