Noticias

La Semilla trabaja con las escuelas para fomentar la alimentación sana y la vida activa

October 23, 2018

En toda la región Paso del Norte, desde Hatch, Nuevo México hasta la zona oriente de El Paso, las escuelas están aprendiendo lo delicioso que puede ser alimentarse bien con el programa de Educación sobre Comestibles (Edible Education) de La Semilla Food Center.

Al terminar el año escolar 2018-2019, treinta y tres planteles se habrán asociado con La Semilla para instalar huertos escolares e incorporar a sus planes de estudios el cultivo de vegetales, clases de cocina y educación sobre nutrición.

Ya en su tercer año de financiamiento por parte de Paso del Norte Health Foundation, La Semilla ha impartido clases a más de 250 maestros en sus talleres de desarrollo profesional, en donde los educadores aprenden cómo cultivar y cocinar frutas y verduras frescas junto con sus estudiantes.

En septiembre de 2018, más de 2,500 estudiantes prepararon la primera de nueve recetas con productos incluidos en “cajas de huerto”: la ensalada Minty Melon Delight. Las cajas de huerto son paquetes de ingredientes frescos cuyo propósito es dar a conocer los productos que se cultivan en la localidad durante la temporada. Los grupos participantes reciben una caja de huerto cada mes y los estudiantes aprenden a seguir recetas, practicar habilidades culinarias, dominar el arte de equilibrar sabores e incluso adaptar recetas seleccionando algunas hierbas u otros “toques mágicos” de su propio huerto escolar.

Además de aprender habilidades para la cocina, los estudiantes participan en un plan de estudios basado en evidencia para fomentar cambios en el comportamiento, que les proporciona los conocimientos necesarios para tomar buenas decisiones, los desafía a establecer y alcanzar metas individuales y los ayuda a compartir el gusto por la comida saludable con toda su familia y la comunidad escolar.

En octubre, los estudiantes preparan “salsa jardinera” y disfrutan de las últimas verduras de la temporada cálida antes de que se empiecen a sentir las temperaturas frías en la región fronteriza. En los primeros dos meses del año escolar 2018-19, se llevaron a las aulas 4,412 libras de productos cultivados en la localidad, que fueron preparados y disfrutados por estudiantes de todos los niveles, desde jardín de niños hasta preparatoria.

“Cultivar alimentos en los huertos escolares es transformador, tanto para los maestros como para los estudiantes”, dice Elizabeth Anichini, coordinadora del programa Edible Education en La Semilla. “En muchos sentidos, los maestros tienen que interesarse en probar cosas nuevas tanto como esperan que sus alumnos se interesen. Los maestros se convierten en modelos a seguir al compartir su entusiasmo por las frutas y verduras frescas con todo su grupo”.

Uno de esos maestros es Erik Nyquist, un veterano profesor de Edible Education en la escuela primaria Conlee en Las Cruces. Nunca deja de hablar sobre lo mucho que le gustan los nabos, luego de que hace dos años obtuvo una cosecha bastante abundante que llevó a su grupo a explorar diversos métodos para prepararlos.

En la escuela primaria Doña Ana Elementary, en Doña Ana, Nuevo México, los maestros se comprometen a comer solo alimentos saludables frente a sus estudiantes, y guardan las golosinas para el salón de maestros, para dar un buen ejemplo. Después de su primer año en Edible Education, la maestra Leticia Griego, de Doña Ana, seguía recibiendo durante el verano mensajes de los estudiantes con videos en los que mostraban su destreza en el uso de los cuchillos y le contaban con entusiasmo qué recetas habían preparado con su familia.

En la preparatoria Mayfield High School, Elizabeth Turner y sus alumnos organizan cada semana los “miércoles de agua fresca”, en los que preparan una infusión de cinco galones de agua con hierbas y frutas o verduras de su huerto. Durante el almuerzo ofrecen esta agua de sabores a los demás estudiantes y al mismo tiempo los invitan a que se mantengan hidratados con otras alternativas que no sean bebidas azucaradas y prueben los nuevos sabores del huerto escolar. Los miércoles de agua fresca han tenido tanto éxito que los estudiantes piden que el carrito repartidor se pare en el pasillo, para tomar su agua fresca incluso antes de llegar a la cafetería.

“Las escuelas están encontrando muchas formas creativas para fomentar opciones saludables y garantizar que las lecciones que los maestros y alumnos están tomando en Edible Education se conviertan en una forma de vida en su escuela”, señala Anichini. “Son cambios sencillos, como identificar actividades de recaudación de fondos que no impliquen vender golosinas, incluir el huerto en las noches de matemáticas y lectura y otras celebraciones escolares, y cambiar las fiestas tradicionales de cumpleaños por fiestas con actividades. Todo ello se conjuga para crear un entorno más saludable para toda la comunidad escolar”.

En algunas escuelas, el huerto se ha apoderado de las aulas de educación especial. En la preparatoria Mayfield High School, los grupos de estudiantes regulares se asocian con los alumnos de educación especial de Elizabeth Turner en proyectos en el huerto escolar que van desde plantar semillas en el invernadero hasta hacer compostaje. Los maestros dicen que esta convivencia ha transformado las relaciones entre los distintos grupos de jóvenes; incluso han notado que el alumnado en general saluda e incluye a los estudiantes de educación especial de una manera totalmente nueva.

Otras escuelas, como la primaria East Picacho Elementary, han integrado Edible Education en su programa bilingüe, promoviendo prácticas de cocina y jardinería para mejorar el desarrollo del lenguaje y las oportunidades de intercambio entre las clases de Inglés y las clases bilingües. Algunas escuelas ponen en parejas a los estudiantes mayores con estudiantes que tienen calificaciones bajas, para ofrecer a los jóvenes de los últimos años la oportunidad de guiar a otros estudiantes más jóvenes y convertirse en modelos a seguir. En algunas escuelas, Edible Education brinda a las clases de Economía Doméstica la oportunidad de adoptar el enfoque “del huerto a la mesa”, ampliando las lecciones de cocina en el aula para incluir los vegetales cultivados en el huerto escolar.

En la escuela secundaria Lynn Community Middle School en Las Cruces, Nuevo México, las clases de Economía Doméstica están usando el plan de estudios del programa extraescolar GROW de La Semilla para sus prácticas de cocina. La primaria Mesita Elementary en El Paso ya había desarrollado una fuerte identidad como escuela saludable desde antes de integrarse a Edible Education, pero ahora, la participación activa de la Asociación de Padres y Maestros, el huerto escolar, las clases de cocina y las lecciones sobre nutrición, han permitido mejorar la cultura de la salud que ya existía y agregar una nueva forma de que las opciones más saludables sean las preferidas de los estudiantes y el personal.

Edible Education se ha integrado a las escuelas con un nivel de éxito con el que La Semilla apenas soñaba cuando se acercó a la Fundación de Salud para obtener financiamiento. El papel del organismo sigue siendo diseñar y construir huertos; proporcionar a los docentes los conocimientos, habilidades y recursos para sacar adelante el programa, y estudiar las formas en que cada escuela puede hacerlo suyo.

“Uno de los avances más emocionantes en nuestro programa Edible Education ha sido la creciente red de maestros que generan nuevas ideas, crean y comparten lecciones, y ayudan a asesorar a los nuevos educadores”, menciona Anichini.

“A veces, se nos va el alma a los pies por un momento cuando descubrimos que un maestro o administrador que ha estado involucrado en Edible Education se jubila o se transfiere a otra escuela”.

Al principio, fue natural sentirse así cuando el director Leon Smith dejó la escuela primaria Loma Linda para convertirse en el director de la primaria Santa Teresa. Se sabía que el director Smith visitaba el huerto escolar en Loma Linda y disfrutaba de una zanahoria de vez en cuando. Los estudiantes reconocían que su director compartía su amor y entusiasmo por las verduras que cultivaban en el huerto escolar.

Unos meses más tarde, La Semilla se enteró de que Jessica Rodríguez, una veterana maestra de Edible Education, se iba de su escuela y también se trasladaba a la primaria Santa Teresa. No pasó mucho tiempo para que se dieran cuenta de que lo que al principio parecía una pérdida, en realidad era una oportunidad para llevar el programa Edible Education a otra escuela, fortalecido por dos de sus promotores estrellas.

“Ahora sabemos que una vez que se cuente con el huerto y los canales para la capacitación y apoyo estén fuertes y sean accesible para los nuevos maestros, la reactivación del programa puede ocurrir de manera rápida y relativamente fácil”, dice Anichini. “Trabajamos para garantizar que nuestros talleres y nuestro programa en general estén siempre abiertos para dar la bienvenida a nuevos maestros a Edible Education.

“Estamos entusiasmados de poder compartir con ellos nuestro recurso más valioso: estar conectados de inmediato con otros cien maestros que pueden ofrecer consejos, compartir sus éxitos y ayudarlos a tener la confianza de probar algo nuevo y delicioso con sus estudiantes”.

Img 1319

Back to News